LA GUERRA POR EL NUDO DE PARAMILLO

  • Increase
  • Decrease
  • Normal

Current Size: 100%

Desde el Comando General de las Fuerzas Militares en Bogotá se planea la estrategia para la recuperación del territorio nacional. Esta vez el campo de batalla es el Nudo de Paramillo, donde ahora se refugian las Farc y las autodefensas. Allí estuvo CROMOS con los generales… En la línea de fuego

Decenas de soldados que persiguen desde hace quince días a integrantes de cinco bloques de las Farc por las montañas de Antioquia detienen su marcha para pasar la noche en improvisadas trincheras donde descansan sin dormir. No se pueden descuidar, saben que la proporción es de un soldado por cada seis guerrilleros. A esa misma hora en el Centro de Operaciones e Inteligencia Conjunta, un lugar secreto en Bogotá desde donde se monitorea la operación militar en todo el país, se reúnen los generales y oficiales de más alto rango de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea para planear la estrategia con la que pretenden derrotar al narcotráfico, al terrorismo y a la subversión. Ellos son el Estado Mayor Conjunto, los estrategas de la guerra.

Son diez hombres organizados y especializados como un grupo de gerentes. Con fortalezas en todas las áreas castrenses: administración, operaciones, personal, inteligencia, logística y planeación. Los dirige el general Carlos Alberto Ospina, comandante de las Fuerzas Militares, quien los ha reunido para revisar la estrategia del Plan Patriota en el Noroccidente colombiano. No dejan detalle al azar, estudian el reporte del clima con el que la Fuerza Aérea planeará los movimientos aéreos, las noticias del día para anticiparse a posibles escaladas terroristas por el aniversario de las Farc y el mapa de la guerra.

Sobre planos y croquis, los puntos rojos simbolizan los lugares donde hay combates. Los más intensos se libran en el sur del país y en el Tapón del Darién, en los límites entre Antioquia y Córdoba donde se lleva a cabo la Operación Motilón, que busca desintegrar el Bloque Noroccidental de las Farc y al bloque Elmer Cárdenas de las autodefensas para tomar el control militar del Nudo de Paramillo, la última estribación de la cordillera Occidental.

El número de hombres allí es secreto. Los soldados pertenecen a tres brigadas y 15 batallones contraguerrilla y ya han dado de baja a 10 guerrilleros desde que entraron a la zona de conflicto. Su prioridad es capturar al 'Manteco', el guerrillero más beligerante y de mayor fortaleza del bloque Noroccidental.

Pages